Cómo la tecnología está cambiando Barcelona

En el año 2000, ocho años después de las Olimpiadas de Barcelona, el Ayuntamiento de la ciudad, sin un rumbo muy claro después del éxito olímpico, decidió invertir en una nueva remodelación y modelo urbano en el barrio de Poble Nou llamado 22@. Casi veinte años después, este proyecto ha cambiado la ciudad, desde el modelo económico a la vida de los vecinos. ¿Pero como nos afecta este cambio? ¿Como afectan las empresas tecnológicas a nuestro día a día?

Cuando pensamos en el impacto del sector tech a Barcelona, lo primero que nos viene a la cabeza es el Mobile World Congress, una semana con los líderes tecnológicos venidos de todo el planeta, cantidades impresionantes de dinero entrando y enriqueciendo la ciudad, Sin embargo,  eso es solo una parte de ello. 
Barcelona PHOTO vii

Un barcelonés completamente desconectado de la red de empresas tecnológicas que existe en la ciudad, no se da cuenta pero esta rodeado de nuevas tecnologías. Desde el turista que se cruza por la calle, la publicidad que inunda los autobuses, los taxis, la comida a domicilio o el modo como alquila un coche o incluso su propio trastero.

Durante los últimos años han aparecido en Cataluña más de 12.000 empresas del sector tecnológico, desde grandes multinacionales como Yahoo, a startups creadas recientemente como GetYourHero, que te proporciona servicio de limpieza a tu domicilio. Ocupando a más de 80.000 personas, que representan el 3% de la población activa de todo Cataluña.

En el escenario de desempleo actual, el crecimiento en este sector no ha parado, llevando no solo a ocupar a catalanes, sino a atraer personas venidas de todo Europa y el mundo para trabajar en el sector. Países vecinos, como Francia e Italia encabezan el ranking con profesionales de todos los sectores y con gran crecimiento en el sector tech.

Más allá de la ocupación y la atracción de talento, el gran impacto de las nuevas tecnologías en la ciudad son las nuevas aplicaciones que aparecen y usan la ciudad como prueba piloto para más tarde dar el salto a otras ciudades en España o en otros países.

Ejemplos hay muchos, la startup de distribución, Glovo, es un claro ejemplo. En 2015, la empresa facturó más de 250.000€. Mientras, sus anuncios de color verde llenan la ciudad desde autobuses a carteles.

Alquilar y/o vender productos y servicios se ha convertido en Barcelona en todo un movimiento. Actualmente existen plataformas online que permiten poner en contacto personas con una necesidad y otras con excedente de cualquier cosa. Desde alquilar el coche cuando no se utiliza con SocialCar, a alquilar un trastero con LetMeSpace, HeyGo para compra-venda de cualquier tipo de servicios, Wallapop para vender cualquier cosa,  Sharing Academy para poner en contacto estudiantes que puedan enseñar y aprender mutuamente, empresas como Doctor ebooking, que pone en contacto doctores con pacientes, WashRocks, que te hace la lavandería y te la devuelve a casa o MyWorkup que comunica a personas que quieren trabajar de forma puntual con empresas y eventos que necesitan trabajadores.

Estas aplicaciones transforman la economía y hacen que empresas tradicionales tengan que adaptarse a las nuevas tecnologías o mueran en este nuevo escenario. Asimismo, aparecen nuevas oportunidades de negocio, nuevas posiciones de trabajo y maneras de hacer negocio. Provocando que Barcelona lidere el cambio de modelo económico tecnológico y por tanto sea capaz de atraer aún más empresas e inversión.

Proyectos como LetMeSpace o Wallapop han sido creados en Barcelona y podrían convertirse mañana en una empresa global que operase en todo Europa e incluso el mundo. Así que mantén los ojos abiertos para la próxima empresa que aparezca en tu camino, ya que nacerá en Barcelona, pero esto es solo su inicio.

—————————–

Durante las próximas semanas LetMeSpace va a presentar nuevos proyectos nacidos en Barcelona y mostrar como estos están cambiando nuestro día a día y la ciudad en la que vivimos. ¡Estad atentos!

¿Te gusta? Compártelo
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.