consejos para cuidar de tu bicicleta

Consejos sencillos para cuidar de tu bicicleta

Cada día más personas usan una bicicleta, ya sea como su medio de transporte principal, para ejercitarse, como instrumento de ocio recorriendo nuevos paisajes o descubriendo su ciudad de una forma nueva e interesante. No importa si usas tu bicicleta mucho o poco, esta requiere unos cuidados para que su vida sea larga, duradera y no interrumpa tu disfrute de ella.

Por eso hoy queremos compartir unos consejos sencillos para cuidar de tu bicicleta.

3 Consejos sencillos para cuidar de tu bicicleta

1. Infla las ruedas

trasteros para bicicletas Uno de los factores que puede impactar más tu paseo en bicicleta para bien o para mal es tener ruedas completamente infladas. Unas ruedas completamente infladas podrán absorber mejor los impactos que sufran en el camino, y no serán tan fácil de pinchar. Las ruedas son como el autoestima, mientras más lleno estés, respondes mucho mejor a los ataques.

Inflar las ruedas no es nada que consuma mucho tiempo y asegurará que puedas disfrutar de tu trayecto. Piensa que de no hacerlo, perderás más tiempo en el camino o se te cortará el viaje completamente.

2. Si la guardas fuera, úsala

Hay personas que le gusta vivir al límite, no podemos entenderlo – pero lo respetamos. Si no vas a guardar tu bicicleta en casa o en un trastero es necesario que la uses más veces. El enemigo número uno de las bicicletas es el agua – especialmente en ciudades costeras. La sal del mar corroe el metal de las bicicletas.

Si aparcas o guardas tu bicicleta fuera la dejas expuesta a los elementos, sácala mínimo un par de veces por semana, lo ideal sería muchas veces más. Así podrás usar todos los equipamientos ¡y sobre todo los frenos! Asegurándote que están en condiciones óptimas, un buen paseo seca la bici, dejándola libre de humedad.

Muy importante echarle un ojo a los pinchazos que sufran las ruedas, sobre todo si la bici está en la calle. Intenta arreglar el pinchazo lo antes posible, o traela dentro de casa.  Si no vas a usar tu bicicleta por un tiempo, también guárdala en un trastero o dentro de casa, ¡recuerda las bicis no están echas para no ser montada! de no montarla todas las partes eventualmente se corroen o dejan de funcionar.

Si la vas a dejar fuera, también puedes cubrirla con un manto o lona, pero sino se usa por mucho tiempo se terminará oxidando.

3. Lubrica, lubrica, lubrica…

La lubricación es importante para cualquier actividad de ocio, así como cuidas de tu piel, así debes de cuidar de tu bici.

La clave es usar poco lubricante, pero hacerlo muy frecuente.

Idealmente necesitas dos tipos de lubricante, un aceite para cadenas y un lubricante en spray con base de PTFE (politetrafluoroetileno) o mejor conocido como teflón, este es el lubricante ideal para una bicicleta.

guardar bicicleta trastero¿Qué necesitas lubricar?

La cadena

Unas gotitas del aceite para cadenas de vez en cuando y a correr. Hazlo mientras la bicicleta esté estática y aplica el aceite en la parte superior de la sección baja de la cadena mientras vas dandole marcha atrás a los pedales para hacer girar la cadena.  Si usas mucho aceite solo lograrás 1) desperdiciarlo 2) hacer un lio pegajoso.

El resto de la bicicleta

Para el resto de tu bicicleta que tenga partes que se muevan es donde vas a aplicar el lubricante con teflón. Un pequeño pulverizado y luego limpiarla con un trapo y listo.

No uses este lubricante donde los frenos tocan las ruedas.

Y recuerda protege tu bicicleta de robos guardándola en un trastero. ¿No tienes? Encuentra un trastero barato en Letmespace. 

¿Te gusta? Compártelo
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.